El futuro después del COVID-19: el desplome de la economía mundial.

Julio 2020 — Dr. Alma Pineda. - CEO PPI.

La pandemia por COVID-19, es una situación extraordinaria que cambió el ritmo de vida de todas las personas de numerosos países, sino es que, de todo el mundo, y que va a prevalecer por lo menos hasta el 2022 con posibilidades de una reactivación para el 2024 (2). Esto nos hace reflexionar exactamente a qué le llamamos “La vida después del COVID-19”, o “La nueva normalidad”.

Debido a situaciones críticas en el ámbito de la economía a nivel mundial, no se ha podido replantear del todo cómo va a ser la vida después del COVID-19, ya que se han ido reincorporando los distintos sectores industriales y negocios por fases, a pesar de que muchos países no están en condiciones de levantar la cuarentena.

Contrario a lo que se piensa, la situación no está del todo controlada y por diversas razones, ya sea porque se reaccionó tarde, no se tomaron medidas severas, o por la falta de capacidad de atención médica oportuna y de estrategias de detección y prevención del virus, no se ha llegado a un conceso de la verdadera situación en la que se encuentra el mundo frente a la pandemia.

El futuro entonces se podría dividir en 3 fases, que serían el futuro inmediato, a mediano y a largo plazo, para poder analizar en hechos prácticos cómo va a ser el panorama en los negocios, en la economía y en la sociedad en general.

A) ¿Qué nos espera a corto plazo?

Aunque la percepción de la mayoría al principio de la pandemia es que China estaba tomando enorme ventaja para reactivar su economía puesto que se convirtió en uno de los proveedores más importantes para afrontar la pandemia con insumos médicos y equipamiento, en realidad tanto este país como Estados Unidos están en apuros económicos puesto que también son proveedores mayoristas de otras industrias que no están operando al 100% en Latinoamérica y en otras partes del mundo. Lo anterior genera un efecto en cadena, que al no tener producción industrial masiva como habitualmente se tenía, México y otros países latinoamericanos tendrán que acudir a medidas severas como recorte de personal inmediato.

Hay que tomar en cuenta que también China es una de los principales compradores de materias primas de México y del resto de Latinoamérica, y al no tener la liquidez habitual o la demanda de estos insumos, la caída de los precios de las materias primas y el cierre de fábricas será algo que ocurrirá en las próximas semanas, sino es que ya está ocurriendo.

Por otro lado, sectores que dependían de la industria del petróleo, están viéndose afectadas y esto ha generado que el mercado de los hidrocarburos se vea afectado, así como la caída de los precios de los minerales como el cobre y el hierro, más la disminución en el precio de productos alimenticios como la soya, el maíz, las carnes y los cereales (3).

Así mismo está ocurriendo una fuga de capitales porque los inversores no quieren correr riesgos, generando una salida de dólares que está empujando a una enorme devaluación de las monedas como el real brasileño, el peso mexicano y el peso colombiano. Y como la mayor parte de la deuda pública de los países de Latinoamérica está en dólares, el efecto es muy negativo (2).

B) ¿Qué nos espera a mediano plazo?

Vendrán tiempos muy difíciles para los mercados emergentes, pues la pandemia seguirá causando la retirada de inversiones en estos mercados en un alto volumen y velocidad, hasta congelarse por completo (4). Durante los últimos meses la retirada de inversión ha sido de aproximadamente 100,000 millones de dólares, por lo cual, al haber menos liquidez en países como Estados Unidos, los mercados más afectados por este fenómeno siempre serán los emergentes y la industria 4.0.

Las medidas que el Fondo Monetario Internacional está tomando, solamente benefician a unos cuantos países para tratar de salvar los mercados emergentes, y es que los principales bancos centrales que han extendido líneas bilaterales recíprocas de swap y el apoyo de la Reserva Federal de Nueva York, no pueden brindar liquidez a todos los países y pone en riesgo la red mundial de seguridad financiera para el suministro de capital. Aunque el FMI ha creado la Línea de Liquidez a Corto Plazo (LLCP), algo nuevo en los últimos 10 años, este nuevo servicio financiero de crédito flexible igualmente solo aplica a aquellos países miembros con un marco político y económico sólido, en donde en un mundo ideal si el FMI aprueba brindar esta liquidez a un país, esto es una excelente carta de presentación para aquella nación ante los mercados mundiales. Se estima que la demanda total de recursos de la LLCP por parte de varios países podría ascender a 50,000 millones de dólares (4). Es decir, que cuando regiones del mundo se enfrentan a fuertes necesidades de financiamiento, se debe abordar el problema cuanto antes para no afectar a los demás países.

Por otro lado, un efecto a corto y mediano plazo son las pérdidas bancarias globales ocurridas en los mercados de crédito empresarial, sin embargo son más manejables que las pérdidas que enfrentarán las instituciones financieras no bancarias, ya que su papel ha sido mucho más protagónico en los últimos diez años para la economía mundial, y si no se recuperan estas entidades pronto, su afectación perjudicaría el suministro de crédito y empujaría a una efecto gravísimo que es el prolongamiento y agudización de la recesión económica mundial (5). Ante este panorama las autoridades deben de empujar el crédito a las empresas y deberían determinar si corresponde incluir instituciones no bancarias dentro del perímetro de regulación y supervisión, teniendo en cuenta que desempeñan un papel más importante en los mercados de crédito riesgoso. Así mismo, estas autoridades deberán apostar en la inversión de mercados de divisas, con la finalidad de prepararse para enfrentar trastornos del financiamiento a más largo plazo, y así los administradores de la deuda soberana deberán instituir planes para lidiar con un acceso limitado al financiamiento externo, a fin de no sobre endeudar al país.

C) ¿Qué nos espera a largo plazo?

En el mes de abril el Fondo Monetario Internacional (FMI) predijo un panorama muy oscuro y negativo para la economía mundial, y la directoria Kristalina Georgieva del FMI aseguró que las consecuencias serán peores que lo que se vivió durante la Gran Depresión (3). No será sino hasta el 2021 cuando haya una recuperación parcial y paulatina. Durante el año del 2019 se proyectó un crecimiento económico para 160 países en el mundo durante el 2020, sin embargo, después de la pandemia se espera un crecimiento negativo para 170 países, en donde los mercados emergentes y los países en desarrollo serán los más afectados, y más aun los que sean socios comerciales de China, que peculiarmente suele ser la región de Latinoamérica. En el caso de México y Centroamérica, se verán afectado notablemente por el descenso económico de Estados Unidos, y a su vez esto afectará el tema de las remesas.

Respecto a las finanzas globales, es importante mencionar que, si los bancos no se mantienen saludables, esto podrá en riesgo toda la economía dinámica, por lo cual es crucial que se mantengan estables en sus finanzas.

Si los bancos no pueden generar beneficios, es menos probable que concedan préstamos y otros servicios financieros a hogares y empresas, privando a la economía de un crédito muy necesario. Una simulación con nueve economías avanzadas indica que una elevada proporción de bancos, posiblemente no generará beneficios superiores al costo del capital en el año 2025.(5)

Por último, a manera de resumen, se podría decir que el efecto económico a corto plazo gracias a la crisis del COVID-19 es agudo, pero a largo plazo el panorama es aun más crítico si no se toman las medidas necesarias para disminuir los riesgos y consecuencias de un desplome económico mundial (recesión que durará por lo menos diez años).

Como ya se mencionó, la realidad después de la pandemia cambió la manera de ver y vivir la vida. Solo por mencionar otros efectos inmediatos de la nueva realidad, se podrían mencionar:

  • Cambios culturales en el uso de la tecnología, donde las plataformas digitales y de comunicación remota adquieren un protagonismo importante en el sector laboral, social y educativo, e inclusive en el nicho del entretenimiento. Los retos más importantes en este sentido, será el aprovechamiento de esta tendencia para que muchas empresas migren hacia la digitalización y puedan reactivar sus economías, así como la oportunidad para empresas tecnológicas de brindar servicios de consultoría, desarrollo de plataformas y seguridad informática (6).

  • El comercio minorista desaparecerá y solo sobrevivirán aquellos más innovadores y tecnológicos. Las empresas pequeñas y medianas tendrán que utilizar herramientas de comercio electrónico, y explorar mejores sistemas de inventario, logística, trazabilidad y entregas para no quedar fuera del mercado, que cada día será más competitivo.

  • La caída de las ventas, generará una guerra comercial sin precedentes en los próximos 18 meses, y esto aumentará el desempleo y la pobreza en Latinoamérica, de tal suerte que solo sobrevivan las personas con mayores competencias profesionales y las empresas que apuesten a mercados relacionados a la demanda de salud, plataformas digitales, y productos de primera necesidad.

  • Definitivamente los sectores más perjudicados a corto y mediano plazo serán: automotriz, turismo, hospitalidad, locaciones que ofrecen entretenimiento y deportes, aerolíneas, inversionistas, bienes raíces, aseguradoras, industria de moda y calzado. Los países latinoamericanos más afectados por la interrupción de estas industrias son México y Brasil, cuyos sectores manufactureros son los más grandes de la región (2).

  • Los negocios que son una oportunidad a corto plazo ante esta nueva realidad serán: plataformas digitales (streamings, webinars, sistemas educativos a distancia, comercio electrónico, inteligencia artificial, minería de datos), videojuegos y aplicaciones móviles de socialización o para generar comunidad, seguridad informática, servicios domiciliados en general, sistemas de inventario y logística para el mejor control de la cadena de suministros, sector de salud y sanitización, compra y venta de oro, servicios y productos para mejorar el estilo de vida en casa, servicios de mantenimiento y decoración de interiores para la adecuación de espacios, plataformas y productos para mejorar el trabajo en modo remoto (en línea), productos de belleza y cuidado personal.

  • Al disminuir el tráfico vehicular, los espacios de coworking y las casas o departamentos cerca de las oficinas que están en sectores urbanos de alta plusvalía, no serán vitales. Por lo cual, esto afectará el valor de las propiedades. El personal de las empresas también exigirá más de los empleadores en términos de flexibilidad, instalaciones y seguridad en el trabajo. (6)

  • Ante los desafíos que plantea el COVID-19 y la dudosa efectividad de la respuesta de los organismos internacionales, el FMI, la OMS y la Unión Europea si no mejoran su rendimiento, podrían desaparecer.

  • Los viajes en avión, tren o barco tendrán que reinventarse y adoptar nuevas medidas de protección, seguridad y sanitización ante el COVID-19. Muchas de estas empresas desaparecerán, y será más costoso adquirir cualquier de estos servicios a mediano plazo. Así mismo muchas personas adoptarán modos independientes y ecológicos de transporte. Como una ventaja entre todo este caos de la pandemia, es la disminución de los niveles de dióxido de carbono, sin embargo, este mismo fenómeno ya se ha visto en crisis financieras en décadas anteriores, en donde tan pronto la gente volvió a tener liquidez, se reinició la economía con un consumo descontrolado de combustibles fósiles, pudiendo significar esto a largo plazo un retroceso importante en términos energéticos, ambientales y climáticos.

  • Según la UNESCO más del 90% de los niños del planeta que no están asistiendo a clases presenciales, por lo cual este hecho tendrá secuelas negativas durante años, si los países no migran rápidamente y de manera efectiva hacia el modo “online”. Pero, dada la pobreza digital que hay en muchos países, habrá mucha marginación para millones de niños que no tendrán las ventajas que poseen las naciones con economías desarrolladas (6). Un ejercicio interesante que hizo el Reino Unido fue una investigación que reveló que el deseo de estudiar lejos de la familia no será una prioridad para los estudiantes, y esto les costará a las instituciones unos $3,130 millones de dólares y la pérdida de 30.000 empleos (6).

  • La industria de los eventos masivos, de entretenimiento y deportes como ya se mencionó, serán muy afectados. Un ejemplo de ello, es que los deportistas han recibido cortes salariales y los medios de transmisión de deporte ya advirtieron pérdidas de cientos de millones de dólares.

  • Los centros de arte e instituciones que ofrecen contenido artístico, es probable que desaparezcan, ya que mucho de este contenido se ofreció de manera gratuita durante el confinamiento, y las personas no querrán volver a pagar por esta clase de entretenimiento. Así mismo la compra de arte será un lujo innecesario ante la crisis económica y los presupuestos austeros.

  • La industria del armamento y equipo táctico también sufrirá debido a que no será una prioridad nacional invertir en dichos artefactos, ya que se emplearán los recursos para la provisión de insumos médicos y equipamiento en torno al COVID-19.

  • Una de las consecuencias de la pandemia será el hambre extrema, pues a finales de 2019, 135 millones de personas se encontraban dentro de este grupo, pero actualmente la Organización de las Naciones Unidas (ONU), alerta que la crisis del COVID-19 puede hacer crecer la cifra hasta los 265 millones de personas a finales del año 2020 (7).


Referencias:

  1. Mary Van Beusekom. May 13, 2020. Physical distancing may extend to 2022, COVID-19 study finds. News Writer, CIDRAP News. - CIDRAP  
  2. Cecilia Barría BBC News Mundo. 13 abril 2020. Coronavirus: 5 efectos devastadores que la pandemia tendrá en las economías de América Latina (y 1 motivo para la esperanza). - BBC News Mundo  
  3. Coronavirus: las oscuras proyecciones del FMI sobre la economía mundial por los efectos del coronavirus. 9 abril 2020. BBC News Mundo. - BBC News Mundo  
  4. Geoffrey Okamoto. Abril 22, 2020. La Línea de Liquidez a Corto Plazo: Una nueva herramienta del FMI para proporcionar ayuda en la crisis. - Diálogo a fondo  
  5. Tobias Adrian, Fabio Natalicci. El COVID-19 empeora vulnerabilidades financieras. Mayo 22, 2020. - Diálogo a fondo  
  6. Coronavirus: 12 aspectos en los que cambiará radicalmente nuestras vidas. BBC News Mundo. - BBC News Mundo  
  7. Alonso Tania. Hambre extrema, otra consecuencia del nuevo coronavirus. Junio 4, 2020. - Tomorrow.MAG  
Dr. Alma Pineda.

C.E.O. Ping Pong Innovation

obtén nuestro catálogo

Conoce a detalle todos nuestros productos, ¡te aseguramos que encontrarás una solución que se adapte a tu necesidad!

Agradecemos tu interés en nosotros, permitenos brindarte una mejor atención