El reto de la tecnología para hacer un mundo inteligente y limpio

¿Los retos del mañana y cómo mejorar la calidad de vida de las personas mediante la innovación?

Junio 2019 — Michell García.

Vivimos en la era de la tecnología, a diario se logran avances tecnológicos innovadores y de gran impacto en diversos campos de estudio. Por ejemplo, en la medicina, para fortuna de todos nosotros, se han desarrollado tratamientos para curar enfermedades como el VPH (Virus del Papiloma Humano) a través de tecnología láser, en la industria de la producción, gracias a la adopción de maquinaria especializada, se ha optimizado el uso de materiales y los procesos se han vuelto más eficientes, no podía faltar el sector tecnológico e informático, donde la inteligencia artificial se encuentra en su punto más importante, mientras que en el sector automotriz, poco a poco se ha ido adoptando el uso de los motores híbridos y eléctricos, sin dejar de lado los coches autónomos existentes y los que se encuentran en desarrollo.

Gracias a estos admirables avances surge una cuestión, ¿Qué otras cosas podemos hacer para mejorar nuestra calidad de vida?. Si bien puede haber infinidad de respuestas, el deterioro ambiental y la auto sustentabilidad quizá sean de los mayores retos. No lo podemos negar, se hacen enormes esfuerzos por mejorar esta situación, pero la verdad es que aún estamos muy lejos de los resultados deseados. Es aquí donde la tecnología y la innovación toman parte, a continuación, veremos algunos de los retos más grandes que se enfrentan y como es que se trabaja para superarlos.

El uso de energías limpias y su almacenamiento.

El desarrollo y uso de energías renovables es un hecho. Tan solo en México en el año 2018, se encontraban instalados 49 parques eólicos en 12 estados, de acuerdo con la AMDEE (Asociación Mexicana de Energía Eólica), por otro lado, datos de la ASOLMEX (Asociación Mexicana de Energía Solar) muestran que en el mismo año se contaba con 38 centrales solares. Estos números son importantes pues se estima que poco más del 24 por ciento de la energía eléctrica proviene de energías renovables y continúa creciendo.

Claro que esto mitiga los efectos del cambio climático, pero el verdadero reto, a nivel mundial, es cómo almacenar dicha energía, que al ser dependiente de las condiciones climáticas, esta se vuelve intermitente y es necesario almacenar el excedente generado para su uso posterior.

Ante esto, diversas entidades en todo el mundo trabajan en soluciones innovadoras para mejorar las capacidades de almacenamiento utilizando diversos materiales. En Australia, la compañía Tesla mantiene una batería gigante de ion de litio, que ya ha dado resultados en su primer año de uso, ahorrando cerca de 40 millones de dólares, mientras que en Estados Unidos, ingenieros del MIT trabajan utilizando silicio a altas temperaturas, por otro lado la empresa suiza Energy Vault trabaja con un sistema de apilado de bloques de hormigón que generan electricidad con energía cinética al dejarlos caer, a continuación veremos una simulación de su funcionamiento.

Esperemos que pronto podamos ver aplicadas estas tecnologías de almacenamiento, esencialmente en países en desarrollo que aún tienen un importante desabasto de energía eléctrica, harían una gran diferencia.

Ciudades inteligentes (Smart Cities) y desarrollo sostenible

La densidad de la población crece a un ritmo acelerado, proyecciónes de la ONU estiman que para el año 2030 la población llegará a los 8500 millones. En consecuencia, las ciudades se vuelven cada vez más grandes, trayendo consigo una serie de problemas importantes, tanto en el aspecto social, como en el económico y por supuesto en el ambiental. Es aquí donde surgen conceptos que buscan dar solución a estas problemáticas, como las ciudades inteligentes y el desarrollo sostenible.

Las ciudades inteligentes o smart cities son aquellas que hacen uso del potencial de la tecnología para optimizar el uso de los recursos y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Tecnologías como big data, internet de las cosas, sistemas de vigilancia, aplicaciones móviles se adoptan cada vez más por las ventajas y beneficios que brindan como, agilizar trámites, mejoramiento de los servicios públicos, seguridad en espacios públicos, transparencia en la gestión de los recursos, mejoras en la comunicación, gestión de los recursos naturales, competitividad, entre otras.

Pero no todo es cuestión de la tecnología, para que una ciudad sea considerada smart city debe cumplir con una serie de requisitos o condiciones, además de la participación activa del capital humano. La IESE Business School University of Navarra ha desarrollado un proyecto llamado Cities in Motion, en el cual de acuerdo a sus investigaciones propone que las ciudades deben estar desarrolladas en 9 dimensiones para lograrlo:

  • Capital Humano.
  • Cohesión Social.
  • Economía.
  • Gobernanza.
  • Medioambiente.
  • Movilidad y transporte.
  • Planificación urbana.
  • Proyección internacional.
  • Tecnología.

Una Smart City necesita mucho más que lo anterior mencionado, necesita un cambio de mentalidad en las personas, un cambio que se enfoque en desarrollo humano, social y tecnológico, entre otras cosas.

En Ping Pong Innovation nos es inspirador conocer cómo es que se trabaja desde distintos flancos para mejorar nuestras condiciones de vida y el saneamiento del planeta. Sabemos que el camino es muy largo pero prometedor. Trabajamos desarrollando tecnologías que ayudan al desarrollo de las Smart Cities y lograr el desarrollo sostenible a través de nuestra plataforma Conekcity, pero cada uno de nosotros puede hacer pequeños cambios que aporten y ser parte de este cambio necesario para nuestra supervivencia como especie.

Michell García I.

Frontend Developer

michell.garcia@pingponginnovation.com

obtén nuestro catálogo

Conoce a detalle todos nuestros productos, ¡te aseguramos que encontrarás una solución que se adapte a tu necesidad!

Agradecemos tu interés en nosotros, permitenos brindarte una mejor atención